División de propiedad conyugal en un divorcio

En un divorcio, no siempre es fácil ponerse de acuerdo en lo que era, es o debería ser "suyo", "mío" o "nuestro". Al iniciar un acuerdo de divorcio, usted y su cónyuge deben distinguir entre propiedad conyugal y propiedad separada. La propiedad conyugal se divide entre usted y su cónyuge. Cada uno se queda con la propiedad separada manejada individualmente. En un estado en el que rige el régimen de comunidad conyugal, todo lo adquirido durante el matrimonio es propiedad conyugal incluso si un cónyuge contribuyó más que el otro y la tendencia sobresaliente es dividir 50-50. En un estado de ley común, el acuerdo se enfoca más en justicia que en igualdad.

La propiedad separada es lo que le pertenecía antes del matrimonio. También es aplicable para cosas que compró con fondos que tenía antes de casarse. Los regalos, herencias recibidas de otros y regalos de su cónyuge, también se consideran normalmente propiedad separada a menos que hayan sido usadas por ambos o depositadas en una cuenta conjunta.

Durante el período de exhibición de pruebas, tiene derecho a ver todos los registros financieros de su cónyuge y él, los suyos. Esto incluye declaraciones de impuestos, aplicaciones de préstamos, declaraciones bancarias y de tarjeta de crédito, registros de negocios, títulos de propiedad y transferencias, básicamente todo. Los actuarios de seguros talvez se presenten para determinar el valor de los beneficios de pensión y se pueden contratar tasadores para asignar valor a negocios o bienes raíces.