Interés compuesto y problemas “compuestos”

¿De qué manera uno termina en problemas por usar las tarjetas de crédito? Hay varias maneras:

  1. Compras y anticipos de efectivo. La manera principal y más obvia es realizar demasiadas compras usando las tarjetas de crédito. Los anticipos de dinero en efectivo pueden ser aún más truculentos, ya que las compañías de tarjetas de crédito frecuentemente cobran una tasa de interés mucho más alta en estos anticipos que la tasa que aplican a las compras. La compañía de crédito no necesariamente igualará su límite de crédito con lo que usted puede pagar en forma realista. Aún cuando consiga un límite de crédito de $10.000, esto no significa que pueda pagar esos $10.000 (es decir, lo que el límite de crédito representa). Debe estar siempre alerta acerca de cómo evoluciona su balance. ¿Su balance se acerca a un 50% de su límite de crédito? ¿Llega a 85%? Cuando esta suma va subiendo o aún cuando usted “exprime” su tarjeta de crédito (lo que significa que llegó al límite de crédito máximo), usted quizás se encuentre ya viviendo por sobre sus posibilidades. Desafortunadamente, muchas familias se ven forzadas a colocar en la tarjeta rubros cotidianos como los pagos de compra de alimentos en tiendas y los servicios públicos (gas, teléfono, electricidad), lo que nos lleva a nuestra próxima categoría de cargos que aplican las tarjetas de crédito…
  2. Cargos por mora (pago tardío) y balances “compuestos”, Si usted paga tarde la cuenta de su tarjeta, la compañía le aplicará un cargo por mora (pago tardío) que a veces puede ser muy elevado. Este cargo es entonces incluido en el balance de su cuenta, al cual –debe recordar--- también se aplica interés. Igualmente, la compañía de la tarjeta de crédito puede aumentar su tasa de interés si usted no paga su balance. Un aumento de la tasa de interés puede hacer subir su deuda en forma significativa aún si paga regularmente la cuenta pero lo hace tarde.
  3. Pagos de Interés. A menos que pague su balance de la tarjeta de crédito cada mes, estará siempre pagando una porción de interés. El interés es una tasa que la compañía de la tarjeta de crédito le aplica por usar el dinero de ellos. Es un porcentaje de su balance. Un ejemplo de interés simple es cuando alguien le cobra un interés de un 5% sobre un préstamo de $10, en cuyo caso usted deberá devolver $10,50: los $10 iniciales que usted tomó prestados y $ 0,50 del cargo (o interés), que le aplicaron por haber contraído ese préstamo inicial.

La cuestión potencialmente peligrosa con la deuda de la tarjeta de crédito es que no se trata de interés simple. La deuda de la tarjeta de la tarjeta de crédito es un ejemplo de interés compuesto. En otras palabras, si usted no paga su balance completo en el Mes 1, entonces en el Mes 2 tendrá que pagar el monto que pidió prestado más el interés sobre ese “préstamo”. Si, nuevamente, usted no paga el balance completo en el Mes 2, deberá todavía abonar el balance MAS la tasa de interés que está incluida en ese monto de modo que ¡estará pagando interés sobre el interés que le fue aplicado desde el principio!

Vemos el efecto del interés compuesto que se va acumulando con el tiempo y lo que significa para su deuda de la tarjeta de crédito:

Digamos que usted debe $8,000 sobre una tarjeta de crédito que tiene una APR (siglas en inglés de porcentaje anual de tasa de interés o APR) de 18%. Si usted paga el monto mínimo cada mes (2% del balance correspondiente) y nunca vuelve a usar la tarjeta para una nueva compra ¡demorará 47 AÑOS en pagar completamente esa deuda!